LAS LUMINARIAS

LA SIERRA DE SAN VICENTE

La fiesta de Las Luminarias es una fiesta que se celebra en España, en la mayoría de los municipios del centro de la península ibérica. Estas son generalmente entre finales del otoño y principios del invierno y se celebran en honor a diferentes Santos.

Unas de estas fiestas mas famosas se celebran en honor a San Antonio Abad, patrono del fuego y protector de los animales domésticos, esta celebración es más tradicional de San Bartolomé de Pinares en donde durante las festividades muchos caballos cruzan las hogueras o luminarias que cada familia o grupo de amigos hacen arder con retamas.

En las noches de los días 16 y 17 de enero, vísperas de San Antonio Abad las calles de San Bartolomé de Pinares, ciudad localizada a unos 20 kilómetros de la capital de Ávila, están que arden, y esto es debido a que el principal atractivo de la fiesta de La Luminaria es el fuego, un elemento primordial al que los castellanos medievales le atribuían propiedades mágicas y purificadoras, tanto es así que se efectuaban ritos de fuego para ahuyentar a los malos espíritus.

En la noche del día 16, los pobladores de San Bartolomé de Pinares encienden una treintena de hogueras distribuidas por todo el pueblo. El momento cumbre de la fiesta es cuando más de 300 jinetes “bartolos” y otros jinetes llegados de pueblos de alrededor montados a caballos y burros atraviesan las llamas de fuego a toda velocidad, esto con la finalidad de purificar sus bestias y que el santo les de salud y los libre de enfermedades durante todo el año.

Los jinetes que van a participar de la fiesta se ocupan en los días previos de preparar sus monturas. El día de la festividad principal, las crines, los cascos y la cola reciben atenciones especiales, ya que estos van a estar expuestos directamente al fuego, igualmente los caballos son debidamente preparados y están empapados en agua para evitar las quemaduras.

No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de esta fiesta, pero es una celebración que se remonta al siglo XVIII, unos dicen que su origen se basa en la necesidad que tenían los antiguos pobladores de tener sus animales con salud para la alimentación y protegerlos de enfermedades, también se dice que en un comienzo no solo eran caballos o burros los que se purificaban, sino también ganado y ovino.

Otros dicen que se inicio en la Edad Media como un ritual cuando en aquella época los pobladores quisieron hacer frente a una epidemia que azoto el pueblo y entonces quemaban romero en sus casas para aprovechar sus propiedades purificadoras.

También son celebradas en la sierra de San Vicente, por ejemplo en El Real de San Vicente durante esta celebración se hacen hogueras con los trastos viejos y los vecinos se reúnen para asar castañas y pasar un rato agradable a finales de noviembre.

RESERVA TU MESA AHORA

Y consigue un regalo indeterminado
RESERVAR LA MESA